El blog de GenIntegral

Enfermedades de Impronta Genómica

Durante el pasado año 2015, un grupo de profesionales expertos en los denominados síndromes de impronta, estuvimos trabajando con intensidad y dedicación en la elaboración del libro “Enfermedades de impronta: guías de buena práctica clínica”. Como sus editores, los Dres. Guiomar Pérez de Nanclares y Pablo Lapunzina, comentan en el prefacio, este libro pretende ser “un libro de consulta rápido, estructurado y organizado bajo subtítulos que permitan al lector identificar inmediatamente la patología de imprinting específica, el área específica de consulta y la posibilidad de hallar en cada uno de los capítulos la información compilada y actualizada.”

Esta guía ha sido creada con carácter gratuito y divulgativo. Todos sus autores agradecemos que sea difundida y compartida lo máximo posible para poder satisfacer el objetivo con el que fue creada: dar a conocer estas raras enfermedades de impronta a los profesionales del sector sanitario y a las familias.

 

El siguiente enlace os dará acceso online:

“Enfermedades de impronta: guías de buena práctica clínica”

También está disponible en formato papel de forma gratuita hasta agotar existencias. Los interesados sólo tienen que asumir los gastos de envío.

 

Además, con esta entrada del blog de GenIntegral os ofrezco una breve introducción a la epigenética e impronta genómica.

El término epigenética hace referencia a cambios covalentes reversibles que se dan en la cromatina, es decir, tanto en el DNA como en las proteínas histonas, que regulan la actividad genética sin modificar la secuencia de nucleótidos. Estos cambios son modificaciones covalentes de la molécula, como la adición de grupos metilo en el DNA y la adición de grupos metilo y acetilo, entre otros, en las proteínas histonas. Estas modificaciones no alteran la secuencia de nucleótidos, es decir, no modifican el código genético, sino que causan modificaciones en la conformación de la cromatina, regulando la expresión génica.

La cromatina puede adoptar una conformación abierta llamada eucromatina o bien cerrada llamada heterocromatina. En regiones de eucromatina el DNA es accesible a la maquinaria de transcripción por lo que genes contenidos en estas regiones son genes potencialmente activos. En cambio aquellos genes contenidos en regiones heterocromáticas no son accesibles a la maquinaria de transcripción, por lo que ésta no puede unirse al DNA y transcribir el código genético a RNA. Por ello las regiones heterocromáticas del genoma se consideran inactivas en lo que a la transcripción se refiere. Con la intención de asimilar estos cambios conformacionales de la cromatina, que son consecuencia de modificaciones epigenéticas, podemos imaginar una frase escrita de forma normal, con puntuaciones y espacios entre palabras, de la cual podemos extraer la información que contiene. Ese ejemplo se correspondería con la situación en regiones de eucromatina. En cambio, esa misma frase, en una región de heterocromatina, aún conteniendo la misma información, ésta no puede ser interpretada si se pierden los espacios y puntuaciones.

El término epigenética engloba la impronta genómica (llamada imprinting en inglés), que podemos definir como un sistema de regulación de la expresión génica, presente en especies de gestación intrauterina, que consiste en marcar diferencialmente, mediante modificaciones epigenéticas, determinados genes del genoma en función de su origen parental, de manera que sólo se expresa el alelo materno o paterno.

Los genes regulados por impronta genómica están mapados en diversos cromosomas y su función y regulación es importante para el correcto desarrollo neurológico, embrionario y de los tejidos extraembrionarios.

Si los genes regulados por impronta genómica son importantes para el correcto desarrollo, es especialmente crucial que las modificaciones epigenéticas que regulan su expresión monoalélica, estén presentes desde la fecundación y sean heredadas a lo largo de la embriogénesis. Por lo tanto, estas modificaciones epigenéticas específicas de alelo, es decir la impronta genómica, se establece durante la gametogénesis de forma que los patrones de impronta genómica específicos de alelo materno están presentes en todos los ovocitos y los paternos en todos los espermatozoides. Después de la fecundación y a lo largo del desarrollo y de la vida del individuo, la impronta se mantiene, asegurando la expresión monoalélica.

Si se produce un error o anomalía de la impronta genómica en el momento de su establecimiento en gametos o hay un error en su mantenimiento durante el desarrollo, dependiendo del gen o genes que queden desregulados, ya sea porque ambas copias del gen sean activas o bien ambas sean silenciadas, puede:

  •  impedir o comprometer el desarrollo embrionario y/o de tejidos extraembrionarios así como el desarrollo neurológico;
  • predisponer al desarrollo de determinados tipos de cáncer, por la sobreexpresión de oncogenes o la no expresión de genes supresores de tumor
  • o bien ser causa de síndromes, como el Síndrome de Angelman, de Prader-Willi, de Beckwith-Wiedemann, de Silver Rusell, de Temple o el Síndrome de Kagami-Ogata. También han sido asociadas anomalías en la impronta a la diabetes neonatal transitoria, al pseudohipoparatiroidismo, así como a determinados fenotipos de retraso motor y/o del crecimiento pre y postnatal.
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso