El blog de GenIntegral

Reflexiones sobre la salud y la enfermedad

Aunque los profesionales del sector biomédico/biosanitario aceptamos claros y definidos los conceptos de salud y enfermedad en nuestra cotidianidad, solemos hablar de ellos sin plantearnos su definición. Es por ello, por lo que con este post, he considerado plantear los conceptos de salud y enfermedad con el pretexto de estimular la reflexión y compartir mi inclinación a no considerarlos conceptos cerrados y considerarlos, hasta cierto punto, subjetivos, graduales y ser conceptos susceptibles a ser distorsionados por los afectos y su entorno familiar/social.

La infertilidad, la sordera, la ceguera, ciertos rasgos dismórficos, la paresia, la acondroplasia u otros tipos de condrodisplasias, diferentes grados de discapacidad intelectual, la epilepsia, los Trastornos de Espectro Autista (TEA), ciertos trastornos autoinmunes o endocrinos, la diabetes y un largo etcétera, ¿son enfermedades? O, dicho de otro modo, los individuos que tienen estos síntomas o signos (o características) ¿son individuos sanos o enfermos? Son consideradas enfermedad por los profesionales de la salud, atendiendo a las definiciones de salud y enfermedad, aunque pueden no serlo por los afectados o por sus padres, quienes en algunos casos asumen el concepto de enfermedad en términos despectivos o como un estigma y evitan el término ‘enfermedad’ sustituyéndolo por ‘problema’, ‘condición’ o ‘alteración’, o bien asocian enfermedad a la presencia de determinados signos o síntomas agudos o temporales, normalmente presentes en procesos patológicos que conllevan una convalecencia.

En el contexto concreto de la genética y epigenética, añadido a las causas genéticas y epigenéticas conocidas como causantes de determinadas enfermedades, se suma la susceptibilidad a presentar determinadas enfermedades, hecho que aporta una mayor heterogeneidad a la definición del estado de un individuo que, no presenta un cuadro clínico en el momento actual, pero que, sin ser enfermo, ¿es menos sano que otro sin esa susceptibilidad? Son simplemente individuos sanos en los que programas de prevención específicos están indicados.

Difícilmente se puede hablar de salud sin hablar de enfermedad, o hablar de enfermedad sin hablar de salud. Citando al Profesor Piédrola Gil (1907-1996), académico numerario de la Real Academia de Medicina desde 1964 y primer editor del libro Medicina Preventiva y Salud Pública, “La salud es algo que todo el mundo sabe lo que es hasta el momento que la pierde o cuando intenta definirla”. El concepto de salud se ha asociado históricamente a la ausencia de enfermedad y el concepto de enfermedad a la ausencia de salud. Pero este enfoque clásico es en sí una indefinición puesto que: i) el concepto de salud no es universal y es dependiente de la sociedad; ii) no es posible establecer un límite claro entre salud y enfermedad; y iii) una definición basada en una negativa no es una buena definición ni es útil.

La definición de salud más aceptada universalmente se recoge en la Carta Fundacional de la OMS de 1948, la cual dice que la salud es el “Completo estado de bienestar físico, psíquico y social y no sólo la ausencia de enfermedad”. Esta definición sí está formulada en términos positivos, incluye el bienestar mental y social como componentes de la salud, pero abre de nuevo un debate conceptual ya que: i) puede considerarse utópico o inalcanzable; ii) es estática, considerando la salud como un estado cuando en realidad es un proceso; iii) es en cierto modo subjetiva; y iv) salud y bienestar pueden ser contrarios, es decir, puede haber acciones que proporcionen bienestar aunque no salud (por ejemplo, fumar proporciona bienestar a pesar de ser un hábito no saludable).

El médico epidemiólogo y de salud pública norteamericano Milton Terris (1915-2002) introdujo dos componentes a la definición de salud de la OMS, dejando la definición en “Estado de bienestar físico, psíquico y social, con capacidad de funcionamiento y no solo la ausencia de enfermedad”. Éste se ha considerado un posible enfoque algo más funcional de la definición de salud, puesto que elimina el término “completo” de la definición, convirtiéndola así en menos utópica, e introduce “capacidad de funcionamiento”, agregando así un componente objetivo (medible).

El concepto de salud sigue siendo discutido, sin haberse llegado a un acuerdo, aun no siendo una cuestión banal ya que el objetivo de la atención sanitaria es la salud de la población, por lo que es importante conocer en qué consiste la salud y la complejidad del concepto.

En relación a la enfermedad, si ésta correlaciona negativamente con la salud, es de ahí de donde deriva también la importancia de la definición de salud. La OMS define enfermedad como “Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible”. Otras posibles definiciones de enfermedad pueden ser: i) Desorden, ruptura, proceso auto reparador (con éxito total o parcial), una realidad objetiva-subjetiva que afecta a la persona y a su entorno y que demanda una manera de vivir, en la que se toma consciencia de la propia limitación y en la cual se tiende al restablecimiento de la salud; o ii) Desequilibrio físico, mental y/o social, con manifestaciones objetivas y subjetivas que hacen disminuir la capacidad de la persona para llevar a cabo las actividades cotidianas diarias y su proyecto personal, y que obligan a solicitar la ayuda de los servicios asistenciales y de los profesionales de la salud.

 

En conclusión, parece que hablamos del yin y el yang, y que al igual que no existe el bien sin el mal, no existe la salud sin la enfermedad. A partir de la información de la que dispongo, rompo una lanza por la des idealización de la palabra salud y por la des estigmatización de la palabra enfermedad, aunque os deseo a tod@s que el Nuevo Año os traiga muchísimo más de la primera que de la segunda.

Compartir

Un comentario en "Reflexiones sobre la salud y la enfermedad"

  1. Miriam dice:

    Hola,
    Enfermedad i salud conceptos que todo el mundo conoce, pero difíciles de definir. Mi opinión a cerca de este tema es si las “enfermedades” con las cuales naces es decir geneticas se pueden referir a si mismas como enfermadades ya que es un “defecto” por así decirlo con el cual naces, en la mayoría de los casos no te impide llevar una vida “normal” ya es algo con lo que convives diariamente desde el minuto cero de tu vida, no conlleva una dificultada añadida para ti. En canvio una persona que ” enferma” con el tiempo pude tener mas dificultades a la hora de adaptase a vivir con esa “discapacidad degenerativa” que la a producido el transcurso de los años, a lo largo del tiempo se adaptara pero siempre tendrá es a dificultad añadida .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso